miércoles, 16 de febrero de 2011

En manos de Pacheta

Pacheta, con el atlético Forlán, durante su etapa como entrenador del NumanciaEl nuevo entrenador, que firmará hasta el final de temporada, sólo tiene 15 partidos de experiencia en el banquillo - José Manuel Martínez elige al ex director deportivo y técnico del Numancia para salvar al Oviedo

José Rojo Martín, «Pacheta», es el hombre designado para salvar la temporada del Oviedo. Muchos le recordarán por su etapa como futbolista, sobre todo tras su paso por la élite con el Espanyol o el Numancia. Pocos le recordarán como técnico. Su experiencia se basa en quince partidos en Primera con el Numancia, en la temporada 2008-2009, cuando el conjunto de Soria descendió a Segunda.

En medio de ambas etapas mucho trabajo de despachos. Primero en la secretaría técnica y más tarde con la responsabilidad plena de la dirección deportiva. Siempre en el Numancia de Soria, su equipo del alma, apenas a 100 kilómetros de Quintanar de la Sierra (Burgos), su pueblo natal.

José Manuel Martínez deshojó la margarita de las últimas semanas y ayer el club hizo pública la contratación del nuevo técnico. Será el tercero de la temporada. La novedad radica en que al nuevo inquilino del banquillo no se le llenará la cabeza con objetivos desmesurados. La dinámica en la que ha entrado el equipo aconseja no mirar más allá de la inmediata salvación. Pacheta firma para tal objetivo hasta el 30 de junio y hoy se enfundará el chándal del Oviedo en su primera sesión de trabajo.

Se bautizará a las diez y media de la mañana sobre el césped del Requexón. Después de la primera toma de contacto el club hará su presentación oficial en la sala de prensa del Carlos Tartiere. De Pacheta se ha valorado a partes iguales su experiencia en el fútbol nacional (especialmente en su vertiente como director deportivo) y su nula relación en el pasado con el Oviedo. Lo que en otras circunstancias supondría un punto a favor, ahora es vista por recelo por José Manuel, que seguirá en el club como director deportivo. Al menos hasta que finalice la temporada.

Por la tarde volverá al Requexón. Su estreno se producirá con una sesión doble de entrenamientos. Pacheta comienza con vigor y trabajo, tal y como demostró durante muchos años en los terrenos de juego. «Si algo caracterizaba su juego era el pundonor y la entrega. Son cualidades que ahora puede aportar para sacar un equipo de una zona complicada», explica su sobrino Héctor Rojo Carrasco, también conocido como Pacheta, que jugó en el Oviedo en la temporada 2007-2008.

Su saldo como entrenador se reduce a quince partidos en Primera División. Ocurrió en la campaña 2007-2008, tras la destitución de Sergio Kresic en la jornada 23 con el Numancia penúltimo en la tabla. Pacheta decidió compaginar su labor como director deportivo con la de entrenador y aunque el equipo experimentó alguna mejoría acabó descendiendo a Segunda.

«Tenía las cosas claras. Los entrenamientos eran muy dinámicos. Todos en torno al balón, no se hacían nada monótonos», recuerda Juan Pablo, actual portero del Sporting, que coincidió con Pacheta en su breve periplo en el banquillo soriano. «Predicaba que había que intentar jugar el balón, que el equipo tuviera movilidad y buen trato de la pelota», incide el cancerbero. «Aunque ahora lo que necesita el Oviedo son resultados, le gusta que sus equipos tengan el balón», corrobora su sobrino. «También hacía hincapié en la estrategia. Ese año ganamos muchos puntos gracias al balón parado», añade Juan Pablo.

Tras el tercer cambio en el banquillo, la plantilla recibirá esta mañana a su nuevo preparador. A Pacheta le espera un duro trabajo por delante. El Oviedo roza los puestos de descenso, un drama incluso para un club tan familiarizado con las desgracias en los últimos tiempos.

Su pasado como ebanista

Los que le conocen no dudan en calificarle como un trabajador del fútbol. Sus habilidades mostradas a lo largo de su carrera en los terrenos de juego se aplican, además, a otras esferas de su vida. Pacheta estudió para carpintero cinco años en Quintanar de la Sierra (Burgos) y durante otros dos fue maestro en un instituto de Santo Domingo de la Calzada, en La Rioja.

Su labor de formación no se reduce a lo meramente deportivo. En el currículum de Pacheta pueden encontrarse titulaciones como diplomado en osteopatía y en quiromasaje o técnico especialista en la rama de madera. En lo meramente deportivo, además del título de entrenador nacional posee el de director deportivo de la Federación Española de fútbol.

Con la formación precisa, la falta de experiencia puede solucionarse con ilusión. «Estaba deseando volver a entrenar y cuando te llama el Oviedo no puedes decir que no, aunque ahora el club no atraviese su mejor momento», indica su sobrino, también conocido con el mismo apodo.

Un sobrenombre del que desconocen su origen. El bisabuelo del actual técnico recibió el apodo de Pacheta y desde entonces se ha aplicado a los miembros de la familia, hasta que fue popularizado en los terrenos de juego. En los Pajaritos de Soria, principalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu opinión sobre el artículo en un comentario, ¡Hala Oviedo!