domingo, 29 de agosto de 2010

El Real Oviedo empata en su primer partido de temporada

El Real Oviedo empató a un tanto ante el Logroñés en el primer partido de Liga
Perona adelantó a los azules en el primer periodo


Real Oviedo, 1, U.D. Logroñés, 1
Real Oviedo: Aulestia; Víctor Díaz, Negredo, López Ramos, Juanma; Aitor Sanz (Miguel, min. 82), Falcón; Jandro (Xavi Moré, min. 66), Manu Busto, Nano; y Perona (M. Castells, min. 70).
U.D. Logroñés: Rubio; David Garrido, Raúl Torres, Molina, Izquierdo; Nacho, Adama Guida (Gibanel, min. 46); Óscar Arpón (Pepe, min. 84), Cervero, Ramón Borrell; y Del Moral (Gregory, min. 46).

ÁRBITRO:
Costas Soto, perteneciente al Comité Gallego. Amonestó a los oviedistas Aulestia y Negredo, visitantes Adama Guida, David Garrido, Gibanel, Gregory y Raúl Torres.

GOLES:
1-0, min. 18. Perona, de derechazo cruzado
1-1, min. 78. Xavi Moré, en propia puerta

INCIDENCIAS:
Encuentro correspondiente a primera jornada del campeonato de Liga de Segunda División B, disputado en el estadio Carlos Tartiere ante 6.253 espectadores. Jorge Rodríguez y Pelayo fueron los descartes que el entrenador Pichi Lucas realizó en los prolegómenos del encuentro. El delantero visitante Diego Cervero, que se formó en las categorías inferiores del Real Oviedo y fue capitán del primer equipo durante varias temporadas, fue ovacionado por los seguidores carbayones.


El Real Oviedo igualó a un tanto ante la Unión Deportiva Logroñés y sumó un punto en su debut liguero en el estadio Carlos Tartiere. El conjunto de Pichi Lucas disputó una buena primera mitad y se marchó con ventaja al descanso gracias al tanto de Perona en el minuto 18, que batió al guardameta Rubio tras recibir un buen pase interior de Falcón. Ya en el segundo periodo, los azules comenzaron a acusar el tremendo esfuerzo físico realizado el pasado miércoles, cuando disputaron 120 minutos ante el Eibar en Copa del Rey, y cedieron terreno a los riojanos, que lograron la igualada en el marcador en el minuto 78 tras una desafortunada acción de Xavi Moré, que desvió un remate de cabeza del ex oviedista Cervero.


El técnico local introdujo tres novedades en el once inicial respecto al equipo que el pasado miércoles se impuso al Eibar en Copa del Rey. Juanma, que debutaba con los azules después de incorporarse esta misma semana a la disciplina azul, Jandro y Aitor Sanz sustituyeron a Ernesto, Pelayo y Jorge Rodríguez. El resto, los mismos que ante el conjunto armero, con la única variación en el sistema táctico de inicio, que volvió a ser el 4-2-3-1 después del trivote empleado en el torneo del K.O.

El primer partido de Liga de la temporada en el estadio Carlos Tartiere deparó un enfrentamiento entre dos equipos, el Real Oviedo y la Unión Deportiva Logroñés, que comparten un mismo estilo de fútbol. Es decir, un buen manejo de balón y mucha circulación de una banda a otra, buscando siempre la velocidad de sus jugadores más ofensivos. A priori son buenas credenciales para una temporada en la que también comparten objetivo: entrar en puestos de promoción de ascenso y optar al cambio de categoría.
Los azules, en su condición de locales, trataron de llevar la iniciativa en el juego. Los pivotes Falcón y Aitor Sanz fueron superiores a sus marcadores en la zona ancha y mostraron sus credencias en la salida del balón, buscando siendo a sus compañeros más adelantados. Precisamente, y tras esos iniciales minutos de tanteo, un buen pase interior de Falcón a Perona dio origen al tanto carbayón. El toledano robó un balón en el centro del campo y se lo sirvió entre los dos centrales al delantero valenciano, que supo ganarle la posición a su marcador y batir a Rubio con un derechazo cruzado, ajustado al poste derecho.

1-0 y primer tanto de la temporada oficial de Perona, que volvía a dejar constancia de su olfato goleador, que combina con su enorme trabajo defensivo. Esa ventaja en el marcador ofreció los mejores minutos de los de Pichi Lucas, que veían como sus acciones ofensivas eran cortadas con faltas por los jugadores riojanos. Nano y Jandro buscaban llegar a línea de fondo, y Manu Busto intentaba la acción individual al borde del área, pero los de Visnic se empleaban con dureza y dejaban claro que no iban a conceder demasiadas ocasiones de peligro. Únicamente hubo un cabezazo alto de Aitor Sanz tras una asistencia de Jandro y una contra del de Ferreros que acabó en las manos del guardameta rival.

Tras el tiempo de descanso, el Logroñés estiró sus líneas y comenzó a llegar a las inmediaciones de Aulestia. Las entradas de Gibanel en el centro del campo y de Gregory en la delantera dieron otro aire al equipo, que en los primeros compases ya inquietó al de Ondarroa.
No obstante, los locales no se vinieron abajo y respondieron pronto con dos acciones de Manu Busto en apenas un minuto, pero los golpeos del cántabro se marcharon altos.

Con el paso de los minutos, el cansancio comenzó a hacer mella en los jugadores de Pichi Lucas. El berciano, sabedor de ello, retiró del campo al goleador Perona y dio entrada al debutante Castells en el centro del campo. El objetivo estaba claro y era contrarrestar el empuje riojano con la posesión del balón, pero en el 78 se vino abajo con el tanto de Xavi Moré en propia puerta. El vallisoletano desvió un cabezazo de Cervero tras una falta lateral botada por Arpón.

En el tramo final, el entrenador oviedista dio entrada a Miguel para tratar de aprovechar su envergadura en los balones aéreos, pero el de Llanera, que el pasado miércoles resultó providencial para superar al Eibar al sufrir un penalti, estuvo bien marcado por los defensas rivales y no pudo dar excesivas asistencias a sus compañeros.
En cualquier caso, la última ocasión de peligro fue para los azules con un lanzamiento directo de falta de Manu Busto que fue bien respondido por el portero Rubio.

1 comentario:

Publicar un comentario

Deja tu opinión sobre el artículo en un comentario, ¡Hala Oviedo!